Curso de masaje de tejido profundo

El masaje de tejido profundo implica la manipulación de las capas profundas de tejido en el cuerpo, incluida la fascia y otros tejidos de soporte que forman los músculos y las articulaciones. En comparación con otras técnicas de masaje populares, como el masaje sueco o la acupresión , que tienden a ser más ligeros en la presión y pueden implicar mover el cuerpo a ciertas posiciones, el masaje profundo del tejido suele ser más lento y más firme.

Una persona que recibe un masaje de tejido profundo por lo general se acuesta en el estómago o la espalda en una posición, mientras que un terapeuta entrenado aplica una presión profunda a las áreas específicas del cuerpo. El masaje es beneficioso sobre todo porque ayuda a estimular el flujo sanguíneo y aliviar la tensión muscular, mientras que al mismo tiempo reduce el estrés psicológico y libera “hormonas felices” como la serotonina y la oxitocina.

Enfoque del masaje profundo

La mayoría de los masajes profundos de tejidos normalmente se enfocan en los principales grupos musculares, como el cuello o la parte baja de la espalda, junto con las articulaciones y los tendones que son susceptibles a las tensiones o lesiones. Ciertas áreas del cuerpo que tienden a tensarse en momentos de estrés, incluidos los hombros, el cuello y las caderas, a menudo pueden beneficiarse al máximo de este tipo de manipulación profunda. Muchas personas consideran que los “masajes deportivos” son una forma de masaje de tejido profundo, que implica un tratamiento físico principalmente para los sistemas neuromusculoesqueléticos para tratar el dolor y la discapacidad, mejorar la recuperación muscular y la movilización articular, y prevenir lesiones.

Los enfoques manipuladores para tratar de forma natural el dolor y otros problemas de salud se han utilizado durante más de 3.000 años, desde las civilizaciones egipcia y egipcia antigua. Los masajes a presión se utilizaron para mejorar el ” Qi ” (fuerza vital o energía), desintoxicar el cuerpo y promover una mejor función hepática, lo que hoy se puede explicar a través del proceso de activación del sistema linfático .

Desde hace siglos se practica

Los expertos creen que los antiguos egipcios fueron los primeros en usar una presión muy firme y profunda para tratar el dolor crónico.  En Occidente, el masaje de tejido profundo comenzó a llamar la atención a mediados del siglo XIX, comenzando en Canadá y avanzando en todo EE. UU.

Si deseas realizar el curso de masaje de tejido profundo y conocer todas su practicas e información haga clic aquí.

CENTRO RECOMENDADO PARA ESTUDIAR: ESPS Escuela Europea Parasanitaria

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.